Teachinghearts
El pecado

"Explore el Mundo. Cambie el Mundo"
Estadísticas:
Tiempo: 40 minutos
Impresión: 8 paginas

Pray Ruegue Primero
Recursos
> Lecciones
> Glosario
> Doctrinas
> Los Colores de Dios
> Cristo
> Bendiciones y Maldiciones

Definición Legal
La Biblia describe al pecado de la siguiente manera.
""El pecado es la trasgresión de la ley" (1 Juan 3: 4)
Mucha gente evita este tema. Algunos niegan que hay pecado o que hay Dios o aún algunos valores absolutos. Otros creen que nuestros valores deben evolucionar con las demandas de la cultura. Esto hace que la Biblia no sea popular. Porque la Biblia describe esta enfermedad llamada pecado que nos aísla de Dios.

¿Pero cuál es la definición de pecado en la Biblia?
Si usted examina la cuestión, hay al menos tres definiciones. La base de todas estas es que el pecado es un estado de existencia que nos separa de Dios. En nuestra lección de los colores de Dios, exploramos las razones de estas definiciones y concluimos que el pecado es una separación de Dios, y en términos prácticos se ha demostrado como separación o rebelión de las obras del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Origen y Consecuencias
El pecado comenzó en el jardín del Edén cuando nuestros padres desobedecieron a Dios. Como consecuencia, ellos se separaron de Dios. Nunca más Él se encontró cara a cara con ellos. La separación dio como resultado cambios físicos específicos.

Justicia (Salvación y Justicia)
Así que ¿Cómo Dios arreglo este problema? ¿Cómo salimos de este ciclo interminable de maldad? Religiones distintas proponen soluciones diferentes.

Jesucristo: La Solución
Dios realiza esta redención y rehabilitación por medio de tres claros procesos.

Dios quita Nuestro Pecado
Nosotros tenemos un asunto amoroso con el pecado y cometemos adulterio contra nuestro Creador. Como Dios odia el divorcio, el perdona nuestras fallas y olvida el pasado. Dios restaura la relación quitando o ignorando nuestros pecados de varias maneras. Él se esconde o esconde nuestros pecados o toma a alguien más para que los quite.

El Espíritu Santo: La Solución
Dios no nos excusa de nuestros pecados. Él ha elegido ignorar nuestros pecados. Pero ignorar nuestros problemas no los resuelve. Así que Dios resuelve el problema del deseo de pecar con el Espíritu Santo. Él cambia nuestro deseo enseñándonos a odiar el pecado y a justicia.
Oración de Lealtad
Prayer Querido Señor Jesús,
Yo creo que eres el Hijo de Dios y que moriste para perdonar mis pecados… Sé que he pecado…Te pido que me perdones. Me arrepiento de mis pecados y te pido que entres en mi vida como Señor y Salvador. Gracias por salvarme. Por favor ayúdame a vivir para ti. Amén.

Nuestra Respuesta

God Hears Sinners
Who is a sinner? Does God hear them? Since we all have sinned then we are all sinners. Since perfection still eludes us and all believers relapse and periodically need to confess sins, then believers are still sinners. So when does God stop hearing sinners?

¿Quien puede Perdonar Pecados?
PecadoLeyVíctimaPecadorVíctima
Dioses Falsos, Idolatría, falta de respeto, no guardar Sábado Primeros cuatro Mandamientos DiosGente Dios
Robar, matar, envidiar, mentir, adulterar, no respetarÚltimos seis Mandamientos GenteGente
Destrucción, negligenciaAmorGente
A quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes los retengáis, les quedan retenidos. (Juan 20: 23).
El Pecado Imperdonable
... Todo pecado y blasfemia serán perdonados a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu Santo, no será perdonada. Mateo 12: 31)
El pecado imperdonable es el pecado de rechazar al Espíritu Santo. El pecado no es imperdonable porque sea demasiado vil, es imperdonable porque al rechazar al Espíritu rechazamos el método de Dios para quitarnos el pecado. ¿Cómo sucede esto?
El Espíritu Santo es dado solo a aquellos que obedecen a Dios.¿Porqué? Él continuamente nos revela el pecado y si no queremos obedecer no hay razón en guiarnos a más obediencia. Este continuo rechazo lo deja a Dios sin método de "escribir su ley en nuestro corazón"

No hay pecado que sea tan horrible que Dios no pueda perdonarnos.
Pero hay un pecado atesorado que es tan pequeño que nos separará de Dios para siempre.


Una iglesia ha usado esto para establecer un sistema sacerdotal por el cual los pecadores vienen a ellos por el perdón, no a Dios. En este sistema, ni Dios no puede perdonar un pecado si el sacerdote se rehúsa a perdonarlo.

Cuando cualquier pecado es cometido siempre hay dos victimas, Dios es la última victima y el otro es la persona, animal o ser viviente que es perjudicado. Dios es la victima porque es Su ley la que hemos violado. Este proceso de perdón comienza con el reconocimiento de que todos los pecados son en última instancia contra Dios.
Contra ti, contra ti solo he pecado e hice lo malo ante tus ojos, pues tu eres justo cuando hablas, y sin reproche cuando juzgas. (Salmos 51: 4).

Así que la Biblia enseña que solamente la víctima y Dios tienen el poder de perdonar pecados. Este poder no pertenece a una tercera persona.

  1. Dios. Cristo tiene la autoridad de perdonar los pecados en la tierra.
    Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad de perdonar pecados en la tierra… (Marcos 2: 10).
    A ti Señor te corresponde tener compasión y perdonar, aunque contra ti nos hemos rebelado. (Daniel 9: 9).
  2. La Víctima Humana. Las personas pueden perdonarse unas a otras. Dios quiere que nos comportemos como Él y perdonemos libremente. Si nosotros perdonamos, Él honrará nuestro acuerdo y también perdonará. Pero Él agrega una condición notable en este poder. Si tú no perdonas a otros, Él no puede perdonarte a Ti.
    Sed benignos, compasivos unos con otros, perdonándoos unos a otros, como también Dios os perdonó en Cristo. (Efesios 4: 32).
    "Si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial os perdonará también a vosotros. Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas". (Mateo 6: 14-15).
    No juzguéis, y no seréis juzgados. No condenéis y no seréis condenados. Perdonad, y seréis perdonados. (Lucas 6: 37).

¿Cómo quitamos los Pecados?
A traves de la muerte de Cristo, hay tres maneras de quitar los pecados. Este poder le pertenece a ambos: al pecador y a la víctima.

  1. Perdonar Pecados. Si has estado errado, tienes el poder de retener los pecados o no perdonar. Pero si no perdonas, es un signo de que te estás resistiendo al Espíritu Santo, porque Él te guía al arrepentimiento y al perdón. Si actúas de esta manera entonces esto muestra que no entiendes a Dios verdaderamente. Así que eventualmente, Él tiene que juzgarte por tus propias medidas.
    Juzgado Por Tus Propias Normas. No juzgues y no serás juzgado. Porque de la manera que tú juzgas, serás juzgado; y con la vara que midiereis serás medido. (Mateo 7: 1-2).
    Esto no te está enseñando que puedes escapar del juicio siendo tan abierto de mente que estés de acuerdo con las acciones de todos. Esto te enseña que estarás sujeto a la justa medida de Dios de juicio, en adición a tus severas medidas… así que, permite que tu medida sea el perdón. Nuestro poder no hace a Dios sin poder. Dios puede perdonar los pecados que la víctima no perdona, porque Él también fue una víctima. Es solo que su solución preferida es que todos se perdonen los unos a los otros de corazón.
    Por último, debemos también pedirle a Dios perdón. Porque todos los pecados son contra Él.
    Contra ti, contra ti solo he pecado, e hice lo malo ante tus ojos. (Salmos 51: 4).

    » Retener Pecados. De esta manera, si has estado errado, tú tienes el poder de retener pecados o de no perdonar. Pero Dios nunca te perdonará a ti de tus pecados. Porque, si tu actúas de esta manera esto muestra que verdaderamente no entendiste a Dios. Él tiene que juzgarte por tu propia medida.
  2. Confesión de Pecados. Confesar los pecados a la persona a quien le hemos hecho mal. Orar por los pecados de otros y de la nación. Dios responderá revelando errores al pecador. Este no es un sistema para reemplazar la confesión a Dios. Es un sistema de reconciliación con la persona a al que hemos dañado.
    Por lo tanto, confesaos vuestras faltas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo es poderosa. (Santiago 5: 16).
  3. High Priest. Jesus is the great High Priest Who is defending us on the day of atonement by removing our sins.
    Therefore He is able to save forever those who draw near to God through Him, since He always lives to make intercession for them. (Hebrews 7: 25)

The Anatomy of Forgiveness
What does forgiveness look like, act like, feel like or think like?
Most people treat forgiveness as a set of actions whose goal it is to "start up where we left off" and to pretend that the misunderstanding never happened. Here, remorse is a superficial analysis of the minimum combination of the right amount of words, tears, emotions, tokens of repentance and suffering that will make the guilty look and feel better. All of this is evaluated by the victim and none of it is verifiable.

The truth is that we cannot truly evaluate the genuineness of a person's words or actions. We have to accept their statements by faith and evaluate everything based on love. If our emotions and hurt are still too raw, we must evaluate our response based on the love of God. My enemy is valuable because God loves them. This person is my enemy because of a sin committed 6000 years ago. We are all in the same sinking boat. All condemned, all fearful, all weakened through no fault of our own. If we acknowledge this then maybe we can have more compassion and forgive more quickly so that we can lift each other out of this sinking quicksand.

Overcoming Sin
You can overcome every sin that plagues you no matter the source. Unfortunately, the world is on a mission to support and promote sin, denying both the need to overcome sin or the idea of sin and absolute values.

Perdonándote a ti Mismo.
Como el padre se compadece de sus hijos, el Señor se compadece de los que lo reverencian. Él conoce nuestra condición. Se acuerda que somos polvo. (Salmos 103: 13-14).
Por alguna razón los cristianos quieren funcionar desde la culpa en lugar de hacerlo desde la felicidad. No se perdonan a si mismos. No están seguros si Dios los ha perdonado, probablemente porque ellos no se sienten perdonados o no se sienten dignos de perdón. Y con esta simple actitud ellos hacen de Dios un mentiroso y un Salvador ineficaz... En vez de mirar al Salvador y al maravilloso regalo de Dios, ellos se miran a si mismos y a su indignidad.
Aquí está la realidad. Si tu pecaste en cualquier momento en el pasado y pediste perdón, entonces has sido perdonado. Si tú estás tentado a mirar al pasado y sentirte indigno y a tener miedo de tu estado frente a Dios, recuerda esta analogía. Baby In Dirty Diaper

El Bebé y el Agua de la Bañera. Dios es un Padre amoroso. Tú, el pecador, tienes tres meses de edad. El pecado es tu pañal. Es responsabilidad de Dios limpiar tu suciedad porque tú eres incapaz de hacerlo. Es su alegría amarte siempre y guiarte porque tú eres su amado hijito.
Dios nunca dice, "tengo que tirar este bebé inservible junto con el agua de la bañera, porque ¡es demasiado sucio! Querida, tengamos un nuevo bebé."
Así que cuando tú sigues agonizando por los pecados pasados y preocupándote por cómo Dios te mira, lo estás acusando de negligente. You are also returning to the garbage can to remove your dirty diaper.
You are saving the bath water and throwing away the baby.


¡PorTodas Partes más Popó! Ahora, la naturaleza del pecado y del pecador es que continúen pecando. La naturaleza de los bebés es comer y hacer popó. No hay súper bebés. Pronto o temprano los bebés aprenderán igual que sus padres a usar el inodoro. Tarde o temprano tú aprenderás como el Espíritu Santo te enseña y tú y tus pecados ya no tendrán control sobre ti. Cada vez que pecas, pídele perdón a Dios y cree que Él te perdona. En la Segunda Venida, te darás cuenta que te ha enseñado a usar el inodoro.


Arriba   | Hogar internacional   | Contacto   | Glosario   | Convertirse en Cristiano   |
Procura con diligencia presentarte ante Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que expone bien la Palabra de verdad. 2 Timoteo 2: 15

Copyright     Updated : April 2, 2005
Credits:
Author: Laverna Patterson Traductor: Myrna N. Arza